International Affairs Division (IAD)

Sobre la TTB

Misión

Nuestra misión es recaudar impuestos de consumo (“excise taxes”) sobre el alcohol, tabaco, armas de fuego y municiones, para asegurar que estos productos son etiquetados, anunciados, y comercializados de acuerdo con la ley; y administrar las leyes y regulaciones en tal manera que protejan al consumidor y los ingresos, y que fomenten la conformidad voluntaria.

Quién Somos

La TTB es la agencia más reciente del Departamento del Tesoro. Empleamos alrededor de 600 personas en todo el país, incluyendo nuestras Oficinas Centrales en Washington, DC, y en el Centro Nacional de Ingresos en Cincinnati, OH. Nuestros empleados son sumamente educados y entrenados en áreas técnicas; más de la mitad son analistas, químicos, investigadores y auditores. Además, muchos de ellos sirven como especialistas financieros y legales, especialistas en computadoras, y en la administración de información.

Nuestras Responsabilidades

Nuestras responsabilidades principales son proteger el público y recaudar ingresos. Llevamos a cabo estas responsabilidades desarrollando regulaciones, conduciendo análisis de productos, y asegurando conformidad de impuestos y comercio con el Acta Federal de Administración de Alcohol (Federal Alcohol Administration Act) y el Código Interno de Ingresos (Internal Revenue Code).

Historia

El 24 de Enero de 2003, el Acta de Seguridad de la Patria de 2002 (Homeland Security Act of 2002), “el Acta,” estableció la Agencia de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco (TTB), manifestando que las funciones de la Agencia de Alcohol, Tabaco, y Armas de Fuego (ATF) fueran divididas en dos nuevas organizaciones con funciones separadas. El Acta creo una nueva agencia de impuestos y comercio dentro del Departamento del Tesoro, y desplazó ciertas funciones de ejecución de leyes del ATF al Departamento de Justicia. El Acta también determinó que las funciones de colección de impuestos quedaran bajo en control del Departamento del Tesoro; y que la nueva organización se llamara “Alcohol and Tobacco Tax and Trade Bureau” (Agencia de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco).

En su forma presente, la misión de la TTB es recaudar los impuestos debidos y asegurar que bebidas alcohólicas sean producidas, etiquetadas, anunciadas, y comercializadas de acuerdo con ley federal. Sus objetivos son proteger los ingresos y al público, y promover la conformidad voluntaria. La historia de la TTB y la historia de colección de impuestos originaron en el antiguo ATF, y los orígenes del ATF empezaron hace más de 200 años como una de las primeras agencias del Tesoro que colectaban impuestos en la Tesorería.

En 1789, bajo la nueva Constitución de los Estados Unidos, el primer Congreso impuso un impuesto en licores destilados importados para pagar por una porción de la deuda de la Guerra Revolucionaria. La administración de la colección de este impuesto fue operada por el Departamento del Tesoro; el secretario de dicho departamento, Alexander Hamilton, había sido quién sugirió tal impuesto. Legisladores del Congreso estaban favorablemente impresionados por los resultados, y en 1791, el impuesto en productos importados fue aumentado, agregando la producción doméstica. De tal forma, los hijos e hijas de la Revolución, quiénes ya se habían quejado de los impuestos a productos importados, le dieron la bienvenida al impuesto doméstico con resistencia política, intensificándose en la Rebelión del Whisky de 1794 (Whiskey Rebellion of 1794). Aunque estos impuestos particulares fueron anulados, otros métodos de recaudar impuestos fueron implementados y derogados hasta 1862. El 1º de julio de 1862, el Congreso creó una Oficina para Ingresos Internos (Office of Internal Revenue) dentro del Departamento del Tesoro, otorgando al comisario los poderes de coleccionar, entre otras cosas, los impuestos en licores destilados y productos de tabaco que, con enmendaduras, todavía existen ahora. Dado que la colección de impuestos había causado resistencia en el pasado, incluyendo evasión criminal, el Congreso autorizó que la Oficina de Ingresos Internos contratara “tres detectives para ayudar en la prevención, detección, y castigo de los que evadían impuestos” en 1863. De esta forma, la colección de impuestos e la imposición llegan a estar bajo un mismo techo.

Aunque un equipo de imposición de leyes ahora estaba establecido, empezaron a surgir problemas más grandes.  En 1875, investigadores federales desarticularon el “Whiskey Ring” – una asociación de traficantes de granos, políticos, y sorprendentemente, agentes de impuestos que habían defraudado al gobierno con millones de dólares en impuestos a licores destilados. En respuesta al escándalo, el Congreso se comprometió con las primeras actas de reforma al Servicio Civil, aceptando formalmente que la efectividad de la ley depende en la calidad de sus administradores.

Se hicieron más cambios y, como evidencia, el informe anual del comisario en 1877 se refería a su oficina como la Agencia de Ingresos Internos, un nombre que conservó por los próximos setenta y cinco años. Una década después, solo un empleado del Departamento de Agricultura vino a la Agencia de Ingresos Internos bajo la autoridad del Acta de “Oleomargarina” para establecer un laboratorio de Impuestos. Las primeras muestras recibidas en el laboratorio el 29 de diciembre de ese año, fueron de mantequilla sospechosa de ser alterada con oleomargarina. Ahora, el personal del Laboratorio de Alcohol y Tabaco de la TTB (División de Servicios Científicos) incluye químicos, analistas de documentos, y especialistas de “latent print,” quiénes trabajan en instalaciones sofisticadas en Ammendale, Maryland y Walnut Creek, California.

A principios del nuevo siglo, la Agencia siguió produciendo mejorías. El desarrollo de su equipo de sanción (enforcement) fue consolidado con la ayuda de la ratificación de la enmienda decimoctava (18) a la Constitución en 1919.  Esto, en combinación con el Acta de la Aplicación de la Prohibición Volstead de ese mismo año, trajo funcionarios – llamados “revenoors” – a la prominencia. Estos funcionarios estaban encargados de investigar violaciones criminales de la Ley de Ingresos Internos (Internal Revenue Law), incluyendo la producción ilícita de licores.  En 1920, la unidad se había incorporado a la unidad de Prohibición. La evolución de esta unidad refleja las dificultades en hacer cumplir una prohibición en todo el país de la “producción, venta, o transportación de licores intoxicantes para propósitos de bebida.”  El 1º de abril de 1927, la Tesorería elevó el estatus de la Unidad de Prohibición a Agencia dentro del departamento. Sin embargo, el Congreso se tornó impaciente con los resultados y el 1º de julio de 1930, decidió transferir las “provisiones penales del acta nacional de prohibición” de la Agencia de Prohibición (la cual pronto dejo de funcionar) que se encontraba en la Tesorería, a la nueva Agencia de Prohibición en el Departamento de Justicia – con una excepción especial: actividades reglamentarias y relacionadas con impuestos; las “provisiones permisivas” se mantuvieron en la Tesorería, bajo una nueva Agencia de Alcohol Industrial. El sancionador más ilustre durante ese tiempo tumultuoso fue Eliot Ness, el “T[reasury]- man ” o el “Hombre Tesorero,” quién hizo caer al rey de crimen organizado de Chicago, Al Capone, con cargos de evasión de impuestos.

La Enmienda Veintiuna de la Constitución, que revocaba la prohibición, logró la ratificación con rapidez, el 5 de diciembre de 1933, hallando al Congreso en tiempo de receso. Como medida interina para manejar una industria de alcohol legitima que se encontraba expandiendo, por medio de la orden ejecutiva bajo el Acta de Restablecimiento de Industria Nacional (“National Industrial Recovery Act”), el Presidente Franklin D. Roosevelt estableció la Administración Federal de Control de Alcohol (“Federal Alcohol Control Administration,” o FACA). FACA, en cooperación con los Departamentos de Agricultura y del Tesoro, se empeñaba en guiar candioteras y destilerías bajo un sistema basado en las reglas voluntarias de cerveceros con respeto a la competencia justa. FACA fue relevada de su cargo y efectivamente desapareció de la historia veinte meses después, cuando el Presidente Roosevelt firmó el Acta Federal de Administración de Alcohol (“Federal Alcohol Administration Act”) en agosto del 1935, y la Tesorería una vez más se encontró a cargo de regular la industria de alcohol.

Aunque la Prohibición oficialmente se había terminado, los efectos de esta era continuaron formando la política federal por muchas décadas. El 10 de marzo de 1934, los deberes de sanción de la Prohibición en el Departamento de Justicia fueron relegados a la Unidad de Impuestos de Alcohol (“Alcohol Tax Unit” o ATU), bajo la Agencia de Ingresos Internos, Departamento del Tesoro. Al mismo tiempo, la Administración de Alcohol Federal (FAA), funcionando independientemente dentro del Tesoro, llevaba a cabo su mandato de recolectar datos, establecer requisitos de licencia y permisos, y definir las regulaciones para asegurar un mercado justo y abierto para la industria de alcohol y el consumidor Americano. En 1940, la administración de la FAA se unió con el ATU, pero el acta FAA continúa ahora como parte de la fundación de la legislación de capacitación de la TTB.

La Agencia de Ingresos Internos después se convirtió en el Servicio de Ingresos Internos (“Internal Revenue Service”, IRS) que conocemos hoy. Reconociendo una parte del nuevo cargo de ATU, el IRS lo renombró la División de Impuestos de Alcohol y Tabaco (“Alcohol and Tobacco Tax Division). Este nombre duró hasta 1968, cuando se añadió el Acta del Control de Armas de Fuego (“Gun Control Act”), que le agrego al laboratorio, entre otras cosas, la responsabilidad sobre explosivos. El nombre de la división cambió a la “División de Alcohol, Tabaco, y Armas de Fuego (“Alcohol, Tobacco, and Firearms Division” o ATF). Titulo XI del Acta del Control de Crimen Organizado (“Organized Crime Control Act”) en 1970 (Title XI) formalizó la especialización de explosivos de la División de ATF. En ese mismo año, como resultado de la creciente percepción de que la predisposición del IRS para recaudar impuestos no reflejaba las habilidades de sanción de la División de ATF, se empezó a pensar en la independencia del ATF.

La Orden del Departamento del Tesoro No. 120-1 (originalmente No. 221), efectivo 1º de julio de 1972, declaró transferir del IRS esas funciones, poderes, y deberes relacionadas al alcohol, tabaco, armas de fuego, y explosivos a una nueva agencia del Departamento del Tesoro, la Agencia de Alcohol, Tabaco, y Armas de Fuego (ATF). El control reglamentario y cobro de impuestos de las industrias de alcohol y tabaco se mantuvieron como parte del ATF hasta el Enero de 2003, cuando (como se mencionó anteriormente) estas funciones fueron trasladadas a otra entidad nueva del Tesoro, la Agencia de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco.

Después de más de dos siglos de evolución, la TTB, en su primer año de existencia, continúa moviendo hacia adelante el interés del gobierno federal en asegurar un mercado justo para sus industrias reguladas, colectando los ingresos que generan, y sobre todo, protegiendo al consumidor Americano.  Los hombres y las mujeres dedicados/as y talentosos/as de la TTB que llevan a cabo esta misión, lo hacen, enteramente conscientes del legado anterior y son capaces de entretejer en la tela de su trabajo la visión dejada atrás por Alexander Hamilton.  Haciendo esto, estos individuos construyen sobre la fundación de sus predecesores y llevan a niveles superiores su propia visión de crear una organización mundialmente reconocida que está intensamente comprometida y orientada hacia sus clientes. De esta forma, la TTB tiene “una historia orgullosa” y un “futuro enfocado.”

Page last reviewed: November 5, 2015
Page last updated: November 6, 2015
Maintained by: International Affairs Division

TTB
No FEAR Act | Disaster Relief | Treas.gov | Inspector General | White House |
USA.gov | Webmaster | Business.USA.gov